Publicado el: 23 julio, 2015

En una sesión que rompió la rutina del Congreso del Estado de Aguascalientes y después de una larga discusión, los diputados decidieron que será el titular de la Fiscalía quien nombre al próximo fiscal electoral.

Eduardo Escárcega Álvarez, militante del PRI y cuya familia es cercana al gobernador Carlos Lozano de la Torre, fue quien recibió la mayoría de votos, 16 en total. Le siguió José Guadalupe López Ramírez con 9 votos.

Hubo dos abstenciones y ningún voto a favor de Gerardo Cruz Bedolla, agente del ministerio público que integró los expedientes para acusar a tres indígenas otomíes de secuestrar a seis policías de la Agencia Federal de Investigación (AFI) en 2006.

Los diputados de la fracción del Partido Acción Nacional, Mario Alberto Álvarez Michaus, Leonardo Montañez Castro y Sylvia Garfias Cedillo dieron, cada uno, un discurso donde reprobaron la postulación de Cruz Bedolla y Escárcega Álvarez.

Garfias Cedillo dijo que la ley que creó la fiscalía general “estaba hecha a la medida, laxa, sin profundidad y con libertad absoluta para el autoritarismo”.

Los tres diputados coincidieron en que el grupo parlamentario del PRI había impuesto a dos de los candidatos a fiscal electoral. Sin embargo, en la sesión del pasado 16 de julio, cuando fue votada la quinteta de candidatos a ocupar el cargo y en la que aparecían los nombres de Cruz Bedolla y Escárcega Álvarez, no hubo muestra de inconformidad.

Después de la votación y anuncio de los resultados, la diputada del PAN, Martha Márquez Alvarado, pidió que se hiciera una segunda votación, pero no hubo acuerdo. Se optó por tomar un receso, que duró más de 15 minutos, en el que los grupos parlamentarios se reunieron para discutir.

Al final, al no haber acuerdo, se decidió que la terna se enviaría al Fiscal, Óscar González Mendivil, quien tendrá la libertad de elegir a cualquiera de los tres candidatos, incluido Cruz Bedolla, quien no recibió ningún voto.