Publicado el: 9 noviembre, 2016

Tras la sorpresiva victoria de Donald Trump, el mundo reacciona ante la posibilidad de un giro negativo en las alianzas internacionales y migratorias.

Como recordaremos, en el discurso del pasado 31 de septiembre en Phoenix, Arizona, Trump dio a conocer su plan migratorio, que busca acelerar las medidas de deportación y evitar el ingreso ilegal de extranjeros en el país.

Dicho discurso destacó la construcción del gran muro que dividirá la frontera entre México y Estados Unidos, cero tolerancia a inmigrantes que cometan algún crimen, revertir las órdenes ejecutivas sobre inmigración decretadas por Obama, reforma en el sistema de inmigración, entre otros.

Migrantes altamente calificados en tierras norteamericanas

Durante su campaña, la postura de Trump se caracterizó por dejar fuera a migrantes que pretendieran entrar a su país, según sus discursos racistas, no aportan nada positivo a las tierras norteamericanas, sin embargo según la investigación Global Talent Flows del Banco Mundial, 28 millones de inmigrantes altamente calificados viven en los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y 70% de ellos escogieron como destino Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia.

El 41% de los inmigrantes altamente calificados fueron recibidos por Estados Unidos, es decir 11.4 millones de inmigrantes con altos niveles académicos llegaron a Norteamérica para desarrollarse profesionalmente.

Investigaciones de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina han encontrado que los inmigrantes logran una excelente integración en la sociedad de Estados Unidos y que además tienen un efecto positivo en el PIB del país. Los inmigrantes asiáticos aportan una gran cantidad de personas capacitadas con un grado de estudios superior al promedio estadounidense.

Según cifras del departamento de Trabajo de Estados Unidos el año pasado había 26.3 millones de trabajadores no nacidos en este país, es decir el 16.7% de la población total. Por grupos; los latinos suponen el 48.8% de la fuerza laboral extranjera.

Indocumentados y menos calificados también trabajan

Cerca de 11.1 millones de personas han cruzado la frontera ilegalmente, de las cuales un millón aproximadamente son menores de 18 años y el 58% son nativas de México.

Durante el 2014 había más de 8 millones de indocumentados trabajando o buscando trabajo, cifra que representa el 5.1% de su fuerza laboral. Entre los estados con mayor número de trabajadores indocumentados están; Nevada con el 10%, California con el 9%; Texas, 9% y Nueva Jersey con el 8%.

Se calcula que el 25 por ciento de los indocumentados trabajan en el sector agrícola.

Los inmigrantes ven truncado el sueño americano

Durante el año fiscal 2016, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), ha deportado 96,016 indocumentados, de los cuales el 40.7% no tenía antecedentes penales, según el vocero de ICE en Florida, Néstor Yglesias. Dicha cifra equivale a 607 deportaciones diarias y 25.3 cada hora.

La mayoría de los deportados eran de origen mexicano, cerca de 60,604, de los cuales 42,180 tenían antecedentes y 18,424 no habían cometido delito alguno.