Publicado el: 11 agosto, 2017

Países como España o Chile no podrían ser mercado para un club de vinos, ya que la mayoría de la población en esas naciones aprecia y consume dicha bebida. Paloma Gómez, egresada de la Escuela de Sommelier de Chile, lo sabía y por eso, decidió venir a México, donde la vinicultura no está tan arraigada; pero se ha convertido en tendencia en los últimos años.

Paloma escogió Aguascalientes como su hogar y al poco tiempo de instalarse, dos de sus colegas y amigos la invitaron a ser colaboradora de Sibarita, un club (Corporativo Vinícola Antares) dedicado a los amantes del vino, personas interesadas en aprender a elegir, disfrutar y compartir su pasión por esta bebida.

El primer acercamiento se dio en abril de este año en el marco de la Feria del Vino, donde inscribieron a más del 70 por ciento de los miembros que actualmente asisten a los eventos organizados por el grupo.

“Se tuvo mucha aceptación en la Feria del Vino. Algo muy bueno de Aguascalientes es que la gente pregunta mucho, están realmente interesados en conocer sobre este tema”, menciona Paloma.

Unirse a Sibarita tiene varias ventajas: reunirse con personas en torno a un interés común; adquirir vinos de buen precio y calidad; acceder a eventos (catas, degustaciones); pero el beneficio más grande es el conocimiento. “Esto te da material para conocer de asuntos específicos: del enólogo, la región, la sepa, etcétera. Aprendes de otros países y de otras culturas”, explica.

El mayor de los objetivos de este grupo es instruir a la gente en cuanto al vino, desde la elaboración del producto hasta el consumo y apreciación del mismo.

¿Cómo funciona?

Cualquiera puede formar parte de Sibarita. La membresía no tiene costo, sólo piden adquirir con frecuencia la selección de vinos que ponen en venta cada mes, la cual consta de dos botellas y un impreso con información detallada del producto. Además, los miembros obtienen una invitación para acceder a una cata mensual con previa reservación.

El término ‘sibarita’ se refiere a una persona de gustos refinados. Dicho concepto proviene de Síbaris, una antigua ciudad griega situada en el sur de Italia famosa por la vida lujosa de sus habitantes.

“Cada mes se hace la selección de etiquetas de países distintos y se invita a un experto para que dirija la cata. La primera fue Chile con las marcas: Grey Glacier y Pérez Cruz. En agosto tendremos vinos franceses; en septiembre, mexicanos; en octubre, argentinos; y en noviembre-diciembre, vinos espumosos”.

“La idea es crecer para los miembros del club. Puedes hacer muchas cosas si hay gente”, concluye Paloma.

Contacto: 449 401 3405

www.vinicolaantares.wine