Publicado el: 5 Abril, 2017

Esta institución, ubicada en el municipio de El Llano, comenzó sus operaciones en 2012. Fue fundada debido a la necesidad que las universidades tecnológicas y politécnicas tenían de formar profesionistas mejor capacitados, con experiencias educativas y laborales en otros países, y con un buen dominio del inglés.

La filosofía con la cual fue creada hizo que naciera, a nivel nacional, un nuevo modelo educativo denominado BIS (Bilingüe, Internacional y Sustentable), el cual fue impulsado por la SEP y la Coordinación General de Universidades Tecnológicas y Politécnicas. Así, la Universidad Tecnológica El Retoño (UTR) se constituyó como la primera institución educativa pública 100 por ciento bilingüe en México.

A casi cinco años de su apertura y con 632 estudiantes en sus aulas, la UTR ha promovido 376 experiencias de movilidad en países como Estados Unidos, Canadá, Japón, Hungría, Francia, Alemania, entre otros.

Su modelo educativo innovador está sustentado en los 25 años de experiencia de las universidades tecnológicas mexicanas. Los alumnos pueden obtener su título de Técnico Superior Universitario (TSU) cursando siete cuatrimestres; y si quieren el de ingeniero, deben estudiar otros cinco. El primer cuatrimestre lo destinan únicamente al aprendizaje del inglés para que al año de haber ingresado puedan tomar todas sus materias en ese idioma.

La UTR ofrece cinco carreras técnicas y tres ingenierías. El diseño de sus programas educativos está basado en estudios que identifican las necesidades actuales de la industria en la región.

En el último cuatrimestre, tanto de los planes TSU como de las ingenierías, los estudiantes pueden hacer estadías en empresas. El objetivo de esta actividad es que desarrollen proyectos de mejora relacionados con su carrera para aplicar los conocimientos aprendidos y obtener experiencia laboral antes de concluir sus estudios.

“Ser becario de un programa de movilidad representa un logro y un reto muy grandes. Puedo decir que es la oportunidad para crecer como persona y como profesionista. Te permite cambiar tu manera de pensar, de ver el mundo”, comenta Francisco Román Rodríguez, alumno que ha participado en varios programas de movilidad como los realizados con Silicon Valley, Universidad de Regina en Canadá y Pima Community College (en Tucson, Arizona).

Ser becario y haber viajado a Estados Unidos y Japón, me permitió cambiar la forma en la cual percibo la vida. Creo que estas oportunidades nos alientan a desarrollar un crecimiento personal y profesional”, dice Marco Solís Hernández, estudiante que participó en programas de movilidad en Tokio y Kyoto, así como en Silicon Valley y Pima Community College.