Publicado el: 30 agosto, 2017

En un mundo cada vez más globalizado y desafiante, es necesario que los profesionistas estén preparados para sortear los retos que se les presenten en el ámbito laboral y social.

Bajo esta premisa, la Secretaría de Educación Pública y la Coordinación General de Universidades Tecnológicas y Politécnicas impulsaron un nuevo modelo educativo llamado BIS (Bilingüe, Internacional y Sustentable), originando el nacimiento en Aguascalientes de la primera institución pública bilingüe en todo México: la Universidad Tecnológica El Retoño (UTR).

Fundada en agosto de 2012 y ubicada en el municipio de El Llano, la UTR atiende la encomienda de las universidades tecnológicas y politécnicas: preparar profesionistas competentes, con experiencias educativas y laborales en otros países, y con un óptimo manejo del inglés.

Tiene una oferta de ocho carreras en Técnico Superior Universitario (TSU) y tres ingenierías. Sus planes de estudio comprenden siete cuatrimestres para TSU y cinco más para obtener el título de ingeniero. Los primeros cuatro meses están dirigidos sólo al aprendizaje del inglés, para que en los subsecuentes, los alumnos puedan abordar todas sus materias en dicha lengua. Bajo este modelo, ya se titularon tres generaciones de TSU y una de ingeniería.

Un aspecto cada vez más valorado en las instituciones de educación superior es la oportunidad que brindan a sus estudiantes y docentes de participar en programas de movilidad. Desde 2012, la UTR ha impulsado 400 experiencias de este tipo, hacia países como Estados Unidos, Japón, Hungría, Francia, Alemania, entre otros.

La inserción de egresados en el mundo laboral es otra variable importante al momento de evaluar una universidad; en esto, la UTR alcanza un inmejorable posicionamiento al lograr que 98 por ciento de sus egresados se hayan colocado en el sector productivo. Este resultado se ha visto favorecido por las estadías que emprenden los alumnos en distintas empresas durante su último cuatrimestre, lo cual se traduce en una mayor facilidad para hallar empleo y en oportunidades para desarrollar proyectos en el extranjero.

En el lado social, promueve el programa “Next Generation”, un proyecto para que niños, jóvenes y adultos de las comunidades aledañas aprendan inglés en clases impartidas cada sábado por los estudiantes universitarios.

En cuanto al ámbito deportivo, no es algo que pase a segundo plano en la UTR: sus selecciones de taekwondo y fútbol han ganado campeonatos nacionales, en los que participan las 116 universidades tecnológicas de México.

A cinco años de su creación, el compromiso de la primera institución bilingüe del país para formar a los ciudadanos y profesionistas que la sociedad mexicana necesita, sigue vigente y fortaleciéndose.