Publicado el: 1 Septiembre, 2015

México tiene un presente de contrastes. Casi 22 millones de mexicanos carecen de acceso a los servicios de salud, de acuerdo con el Coneval; pero 47.4 millones de personas tienen acceso a Internet, según cifras del INEGI.

En ese escenario, dos jóvenes de Puebla encontraron una oportunidad de negocio.

Carlos Carreto y Jorge Sánchez son los cofundadores, junto con Paul Valera, de We Doctors, una empresa social que pilotea con la Secretaría de Salud un programa de teleconsulta que acercaría servicios básicos de salud a comunidades geográficamente inaccesibles.

“Es una plataforma web y una aplicación móvil que reúne a médicos y pacientes para que, a través de una videollamada, podamos realizar una consulta médica en línea. Además, al final de la consulta y si el médico lo cree conveniente, tiene la capacidad de emitir una receta electrónica y enviarla a la farmacia más cercana al paciente”, explica Carreto durante una entrevista en el Instituto Irrazonable, en Aguascalientes, donde acelera su proyecto de negocio.

Si la ecuación involucra pobreza, internet y tecnología, ¿dónde está el negocio? Eso es justamente lo que We Doctors está trabajando en el Instituto Irrazonable.

“Tenemos un modelo de negocios mixto, entre el sector público y el sector privado. En el sector público es un poco lento porque escalamos desde la Secretaría de Salud Federal. La intención es permear en diferentes estados de la república, de acuerdo a la planeación que traen en cobertura de salud”, indica.

En el sector público, la startup negocia un pilotaje con las secretarías de salud de Tlaxcala y Puebla. Además, en la entidad poblana está por cerrar contrato con un hospital del sector privado, esquema en el que renta la plataforma de manera privada a los nosocomios y ofrece a los médicos beneficios como la posibilidad de monetizar las llamadas con sus pacientes.

Carlos y Jorge también están en pláticas con Volkswagen para implementar, también como prueba piloto, un seguro médico para los trabajadores y sus familias.

Durante las primeras tres semanas en el Instituto Irrazonable, los emprendedores originarios de Puebla ya contemplan trabajar también con un emprendedor de Aguascalientes para intentar llevar el modelo a localidades marginadas y con importantes problemas de salud.

Aunque se encuentra en fase de preoperación, We Doctors ha formado alianzas con Farmacias del Ahorro, Benavides y Guadalajara, y espera ampliarlas en el futuro cercano, para garantizar que los pacientes puedan surtir sus recetas.

El servicio de teleconsulta que estos jóvenes de 23 y 24 años crearon todavía no empieza a operar, pero sus mentores en la aceleradora de Unreasonable México ya les sugirieron escalar el modelo a otro tipo de servicios.

Como pocos, pueden presumir, además, que están colaborando con los legisladores mexicanos en la confección de la ley de teleconsulta médica para nuestro país.