Publicado el: 5 mayo, 2017
IMG_4723
Mediados de abril es la fecha que muchos aguascalentenses esperan para escaparse un poco de la locura –que no a todos emociona –de la Feria Nacional de San Marcos. Es el momento ideal para tomarse unas vacaciones y alejarse lo más posible del bullicio de la ciudad.

Bahía de Navidad es perfecta para este propósito. Está ubicada en una de las seis zonas que conforman la Costalegre de Jalisco, un corredor turístico de playas y paisajes que quitan el aliento a cualquiera.

Formada por tres poblados (Barra de Navidad, Melaque y Cuastecomate), esta bahía de playas casi vírgenes terminará por contagiarte la tranquilidad con la cual los lugareños llevan la vida.

¿Dónde hospedarse?

Barra de Navidad y Melaque, separados por solo cinco kilómetros, son ideales para el hospedaje. Ambos ofrecen opciones bastante confortables para pasar la noche y desde ahí es muy fácil desplazarse a otras playas.

Una de las opciones más lujosas es el Grand Isla Navidad Resort, ubicado en una pequeña isla de Barra de Navidad. El edificio es imponente: le da un aire a un castillo incrustado en una montaña verde. Cuenta con spa, campo de golf, playa privada, entre otras comodidades.

El resto de opciones no es menos confortable. En Melaque, se encuentra el Hotel & Temazcal Hacienda Melaque, localizado a cinco minutos a pie de la playa. En este lugar rodeado de vegetación tropical, disfrutarás de bellas albercas, un spa y palapas. Puedes reservar apartamentos, habitaciones y estudios.

De día

Lo mejor es disfrutar de la playa, ya sea en Barra de Navidad o Melaque. Las aguas de esta bahía son de un azul turquesa y la arena tiene un color entre grisáceo y dorado. No suelen estar llenas de gente, lo cual permite pasar una mañana y tarde relajadas.

IMG_4823
Si quieres un día más movido, puedes ir a Cuastecomate, ubicada a siete kilómetros de Barra de Navidad (diez minutos en coche). Aquí podrás practicar algunos deportes acuáticos como buceo, natación, windsurfing y esnórquel. Esta playa se distingue de las anteriores por su paisaje selvático y rodeado de acantila dos.

Un aspecto interesante de Cuastecomate es que está adaptada para personas con discapacidad. Tiene el mobiliario urbano y anfibio necesario, además de atención médica y urgencias las 24 horas del día.

Para matar el hambre

Los tres poblados ofrecen restaurantes de alta calidad donde podrás comer mariscos frescos; pero si quieres probar uno de los encantos locales, la taquería Los Pitufos, en Barra de Navidad, es uno de los sitios más recomendados por los lugareños.

En esta bahía nunca te hará falta la comida. En la playa hay muchas palapas en las cuales podrás elegir entre una gran variedad de platillos y beber cerveza fría. Incluso hay vendedores ambulantes que te ofrecen ostiones recién sacados del mar, aderezados con limón y sal. Un verdadero manjar.

Cuando se pone el sol

Pasear por el malecón de Barra de Navidad y observar desde ahí el atardecer es una actividad obligada. A esta hora, algunos pescadores avientan sus redes al mar. Es una imagen sencilla y cotidiana que vale la pena ver. Si se te antoja tomar un café o comprar artesanías, Melaque es el lugar ideal para hacerlo.

IMG_4851