EMPRENDEDORES
¿Cómo financiar mi nuevo negocio?
La importancia de los recursos personales
 

Fernando Fabre
Director General Endeavor México

Estimado lectores de Líder Empresarial, en este número 152 da inicio la sección Emprendedor, donde se abordarán particularmente casos de éxito de emprendedores apoyados por Endeavor México. Iniciamos este espacio con el ánimo de que sea de su interés y apoye en su diario quehacer empresarial.

Es común tener ideas, pero es difícil implementarlas. De hecho las ideas, según los expertos, apenas valen el 5% de un nuevo negocio, el 95% restante es la implementación, y en muchas ocasiones la clave de la implementación es la detección y uso apropiado de recursos personales como fuentes de financiamiento.

Un análisis más detallado muestra que apenas el 0.01% del total de las nuevas empresas que se generan en todo el mundo reciben antes de iniciar operaciones un crédito comercial bancario, y apenas el 4% del total de empresas nuevas reciben aportaciones de capital de inversionistas externos no familiares al emprendedor. En otras palabras, un emprendedor que piensa que para iniciar su empresa es determinante levantar dinero de un banco o de un inversionista, le está apostando al fracaso muy rápido. Una vez que un emprendedor inicia operaciones tiene clientes, proveedores y equipo operativo, por lo que es más fácil conseguir recursos financieros externos.  

Para iniciar un negocio los emprendedores capaces detectan rápidamente los recursos personales que tienen a su disposición, y los utilizan de la manera más eficiente. Entre los recursos disponibles comúnmente utilizados se encuentran los siguientes.

Transformando la idea en un negocio:
¿Cuáles son algunos recursos personales que se pueden utilizar para iniciar un negocio?

Activos tangibles:

  • Cuentas de ahorro personales, que grandes o chicas, se deben utilizar para operaciones de capital de trabajo y compra de equipo.
  • Líneas de crédito personal que ofrecen los bancos, destinadas para compra de equipo siempre y cuando éste tenga un valor de rescate alto. Ello permite que en caso de que no genere rendimientos, se pueda vender como equipo semi-nuevo y evitar deudas considerables.
  • Tarjetas de crédito, a ser empleadas para operaciones de capital de trabajo que involucren compra de materia prima, siempre y cuando ya se tengan cartas de intención de compradores o contratos de compra, y para compra de equipo con alto valor de rescate.
  • El coche, que desde ahora se llama “Equipo de Transporte y Distribución”.
  • La casa, que desde ahora se llama “Corporativo”.
  • Los amigos interesados en invertir, que desde ahora se llaman “socios”.
  • El trabajo actual, pues un emprendedor podría seguir trabajando (y cobrando un sueldo) dedicando tiempo parcial a la empresa nueva en lo que inicia operaciones.
  • La casa de los padres, que significa que el emprendedor no tendrá que preocuparse por mantener los gastos de una casa.

Activos intangibles:

  • Los mejores profesores, que ahora se llaman “Asesores profesionales”.
  • Los hermanos, familiares o amigos especialistas en contabilidad, leyes, industria, que ahora son “proveedores de servicios”.
  • Los proveedores de insumos, que con buenas relaciones y poder de convencimiento pueden permitir pagos a 30, 60 o 90 días.
  • Los distribuidores del producto o servicio, con quienes se puede hacer una alianza estratégica.
  • Los clientes potenciales, con quienes se pueden conseguir ventas por adelantado con un descuento significativo.
  • Las universidades con incubadora, que pueden aportar recursos importantes.

Esta lista es un buen principio para iniciar un negocio, pero pueden existir muchas otras fuentes de financiamiento creativo. Quizá el mejor ejemplo de esto es el caso de Jeff Bezos, quien en 1994 decidió iniciar una empresa que se convertiría en una de las empresas más importantes del mundo: Amazon.com

El caso de Amazon.com
¿Cómo empezar una empresa que necesita en los próximos 5 años más de $300 millones de dólares de inversión?

Amazon.com factura más de US$8 mil millones al año y en sus primeros 5 años levantó financiamiento por más de $300 millones de dólares. ¿Cómo empezó todo esto?

En julio de 1994, a la edad de 31 años, Jeffrey Bezos fundó Amazon.com, una empresa que vendía libros por Internet, con un centro de distribución principal para los libros más vendidos y relaciones con casas editoriales que distribuían los demás directamente al hacer el pedido.

Bezos inició con una inversión inicial de US$10,000 de su cuenta de ahorros más un crédito personal por US$15,000 que le otorgó el banco. Con estos recursos y con el apoyo de sus amigos se encargó de desarrollar la infraestructura, website, buscador, software para el manejo de órdenes y entregas y para el manejo del flujo de efectivo, así como relaciones con distribuidores. Para esto se tardó un año.

En julio del ´95 Bezos logró que las casas editoriales dieran a Amazon 60 días de crédito, mientras que Amazon vendía en línea recibiendo pagos con tarjeta de crédito (contado). La empresa contaba con 59 días para pagar el libro al proveedor.

Entre julio y diciembre de ese año, la empresa facturó US$500,000 y ya con estos resultados Bezos logró convencer a su familia para que invirtieran US$170,000, suficientes para financiar las operaciones al inicio de 1996, construir un mini centro de distribución para los libros más vendidos y empezar a realizar actividades de publicidad masiva por Internet.

Entre diciembre de 1995 y mayo de 1996 la empresa facturó US$4 millones y pudo levantar capital de por US$1 millón, usado principalmente en publicidad masiva y en el centro de distribución. Además, en esta época Bezos pudo cerrar una alianza con las principales editoras del mundo, quienes aceptaron mantener los libros en sus propios inventarios para evitar que Amazon tuviera que invertir en un centro de inventario propio. Con esto la empresa necesitaba tener solamente un inventario de los libros más vendidos, sin embargo anunciaba que tenía el inventario de todos los libros publicados en el mundo, porque sus alianzas con las editoras le permitían hacerlo.

Entre mayo del ´96 y mayo del ´97, la empresa facturó más de US$15 millones y levantó otros US$8 millones de nuevos socios, utilizando los recursos para rediseñar el centro de distribución y para cubrir las pérdidas ocasionadas por los altos costos de publicidad. En este periodo la empresa anunciaba que cerca del 2% del total de libros que vendía los tenía en inventario, es decir, que se podían enviar al día siguiente, mientras que el 98% restante estaba en el inventario de las editoras, por lo que el envío se tardaría entre 24 y 48 horas.

Entre el ´97 y ´98, la empresa salió a NASDAQ y levantó US$300 millones. A estas alturas el uso de recursos fue para mejorar toda la operación de la empresa y convertirla en la empresa líder de venta de libros en el mundo.

También con estos recursos Amazon pudo diversificar sus ventas al dedicarse a replicar su exitoso modelo de venta de libros para vender miles de productos distintos.

Nada de esto hubiera sido posible si no es porque al inicio de las operaciones Bezos usó sus recursos personales para financiar su empresa. La enseñanza del caso Amazon.com es que existen recursos personales que pueden utilizarse para iniciar operaciones, y no todos son dinero.

Emprendedores de alto impacto: transformación de alto impacto   

Endeavor es una organización empresarial sin fines de lucro fundada en 1997 en Nueva York con presencia en Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, México, Sudáfrica, Colombia y Turquía. Su misión es transformar las economías de los mercados emergentes, identificando y apoyando a emprendedores de alto impacto. En 1992 se funda Endeavor en México y el Dr. Pedro Aspe asume la presidencia del Consejo de Administración. La fundación Schwab y el Foro Económico Mundial califican a Endeavor como uno de los 40 ejemplos destacados de emprendimiento social alrededor del mundo y como líder en la iniciativa global digital.

Centro de Emprendedores DESEM Aguascalientes asociado a Endeavor. Tel.: 153-12112