HABLEMOS DE NEGOCIOS Y COMPETITIVIDAD

El narco informe

 

Ing. Rodolfo Franco
Analista Político
laverdaddelcentro@yahoo.com.mx

Apareció la víspera del Día Mundial Contra las Drogas, se trataba del editorial del periódico más influyente en el país, “Reforma”, que bajo la firma de Fray Bartolomé, la columna “Templo Mayor” exhibía una “cumbre de narcos” nada menos que en la “pacífica” Aguascalientes. A la “convención” habría de asistir –dice el editorial– a manera de réferi un alto funcionario federal. El objetivo: “Una tregua de dos meses en la guerra por las plazas, además de no estorbarse unos a otros en las rutas de distribución de droga”.

La veracidad de la “convención” no ha sido confirmada porque ciertamente el columnista no abunda en mayor información y, como suele suceder, las autoridades la negaron aunque poco faltó para que algún funcionario despistado –de turismo– se colgara las cifras de la derrama económica de tan distinguidos visitantes.

Sin entrar en el terreno de las especulaciones, el tema de la droga continúa provocando severos dolores de cabeza: a nivel mundial se estima que el 4.8 por ciento –200 millones– de la población mundial de entre 15 y 64 años consume drogas ilegales.

Consumo estable

Mientras que un informe anual –2007– de la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (ONUDD) refiere que el consumo y la producción de estupefacientes registra por primera vez en el periodo 2005-2006 un freno a nivel mundial.

El mismo informe sostiene que, con excepción de Europa, en el rubro de la cocaína hay señales alentadoras tanto en la producción como en el consumo. Pese a que crece ligeramente su cultivo en Perú y Bolivia, la disminución total obedece a la erradicación de los cultivos en la región andina de Colombia y las intercepciones que se estiman ya alcanzan el 45 por ciento mientras que en el año 1999 se interceptaba sólo el 24 por ciento.

Actualmente se estiman en 14.3 millones de personas adictas al alcaloide.

Según el informe, la droga más utilizada, la marihuana –cannabis – es consumida por 159 millones de personas y por primera vez se detectó en la década una disminución del siete por ciento en el consumo.

Este escenario optimista tiene que ver principalmente con la reducción de la superficie de cultivo en Marruecos, a una cierta contracción en dos de los mayores centros de consumo, Norteamérica y Oceanía; así como a las campañas de erradicación, actualmente su producción se localiza en 172 países.

La fabricación de estimulantes tipo anfetaminas parece haberse estancado, manteniéndose en unas 480 toneladas métricas en 2005. El documento señala como posibles causas un mejoramiento de la fiscalización de los precursores en importantes mercados como México, así como una reducción considerable de la producción interna en centros como Estados Unidos. Actualmente se estima en 24.9 millones de personas consumidoras de anfetaminas y 8.6 millones de éxtasis.

En donde se va perdiendo la batalla es en el renglón del opio; Afganistán se ha convertido en el centro de producción mundial de heroína, concentrando 95 por ciento de la producción total mundial. Tan sólo este año, se cultivaron 180 mil hectáreas de amapola contra 170 mil del año pasado, más 27 mil hectáreas que fueron destruidas por el gobierno afgano. Mundialmente se contabilizan 15.6 millones de consumidores de heroína.

En México las cifras apuntan a dos millones 11 mil 211 personas consumidoras de algún tipo de droga, de los cuales el 11 por ciento son jóvenes entre 12 y 17 años.

Para evitar que Aguascalientes se convierta en la capital de las convenciones –del narco– y en estadística del consumo, debemos trabajar en tres vertientes: primero la prevención, fortaleciendo los programas de integración familiar, espacios deportivos y empleos; segundo, previniendo, con cuerpos de inteligencia que “sí detecten” la operación de grupos delictivos y, tercero, combatiendo las organizaciones que ya operan.