ECONOMÍA INFORMAL

Martín Reyes, una vida dedicada a la investigación

 

Yolanda Ivette Castillo Vázquez
Revista Líder Empresarial

Don Martín Reyes Castillo, originario desde hace tres generaciones del Barrio de la Salud, ha dedicado toda su vida a la investigación de manera independiente de la historia de Aguascalientes. Con gran esfuerzo realiza diversas actividades, como vender elotes para allegarse de los recursos necesarios y continuar con esa tarea. A pesar de los descubrimientos realizados y las maravillosas piezas arqueológicas que ha localizado y rescatado, no encontró el apoyo de las autoridades para continuar con su loable tarea. Su objetivo es sólo uno… “Dejar un presente, de mi pasado”, precisa.

¿Cómo es que nace esta inquietud en usted por investigar el pasado de nuestra ciudad?

Desde niño me inquietó saber mis orígenes, mi cultura, conocer sobre mis antepasados. Yo me hacía estas preguntas: ¿Quién soy?, ¿Cómo llegué?, ¿Cómo fueron nuestros antepasados, cómo vivieron? A mi padre le gustaba buscar tesoros, por lo que desde niño comencé con él explorando sierras y cuevas. El falleció unos años más tarde pero heredé su gusto por la investigación. A la edad de cinco años en una ocasión lo acompañé a su trabajo, ese día era en una casa antigua, él era albañil. Empecé a escarbar en una esquina y encontré una moneda de plata 0.720. Fui con mi padre que me ayudó a seguir cavando y encontramos una ollita pequeña que contenía 13 monedas de esas.

Desde aquel tiempo no he dejado de investigar. He encontrado cuevas con pinturas rupestres, vasijas e instrumentos prehispánicos y estudiado especialmente los túneles subterráneos de nuestra ciudad, a los que se les llama “De Juan Chávez”, aunque realmente esos túneles ya estaban hechos y él sólo descubrió las redes. Algunos se construyeron para hacer llegar agua al centro de la ciudad, y otros sí estaban hechos expresamente para facilitar la huída de los bandidos. Pero hay túneles también en el Cerro del Muerto y El Ocote. Por ejemplo, Catedral está en medio de cuatro túneles y pocos lo saben.

Sabemos que escribió un libro de historia…

Así es. Se titula “Conoce nuestro pasado”. Me parece que en la historia existen muchos héroes desconocidos y que hay que darles el lugar que merecen, de eso versa en su mayor parte la obra. Empecé hace unos años a elaborarlo y está registrado ante el Instituto Nacional de Derecho de Autor. Actualmente trabajo en dos libros más también de historia. He participado en algunas escuelas impartiendo pláticas sobre el tema, por lo que tengo algunos reconocimientos.

¿A qué se dedica actualmente?

Laboro como vigilante en El Caracol. Cuando descanso vendo elotes y chascas para conseguir recursos y financiar mis investigaciones, ya que todo lo hago por cuenta propia. Visito otros Estados en ocasiones, así que salir con mi triciclo y vender es muy necesario. ¡Pero me autonombro investigador, explorador, coleccionista, e historiador!

Aguascalientes tendría un gran potencial turístico si estos túneles se utilizaran como una atracción de este tipo. ¿Por qué considera que esto no se ha hecho?

Siento que principalmente no ha existido el interés. A futuro podrían destaparse ya que Aguascalientes está tomando el rumbo de ciudad turística. En el Barrio de la Salud tenemos muchas construcciones importantes. Hay una finca de cantera debajo de la tierra, túneles… pero aunque yo tengo interés, no poseo los medios económicos para poderlas rescatar. En la pasada administración municipal llevé un escrito que enumera esos tesoros culturales y no encontré eco. He seguido yendo y si bien me dan esperanzas, no he conseguido nada.

 

¿Si contara con un apoyo sólido, ya no tendría la necesidad de auspiciar usted mismo sus investigaciones?

Claro, me dedicaría a estudiar más a fondo y rescatar nuestra cultura. Hay instituciones que me han ofrecido trabajo para que vaya a apoyar en investigaciones pero sin sueldo y pagando mis gastos con mis propios recursos y no me alcanza para hacer eso.

¿Qué planea hacer con todo lo que ha encontrado?

Quisiera exponer mis cosas, tener un museo; dar una explicación a los visitantes de qué es cada artículo que poseo. El objetivo es que conozcamos cada vez más nuestras raíces. Viene gente de otras partes del mundo a investigar y nosotros no hacemos nada. Me parece una tristeza que los mexicanos, y más los hidrocálidos no nos preocupemos por conocer nuestra historia, nuestra riqueza.