· Año 11 · Número 126 · Junio 2005 ·
Otras ediciones  |  Directorio  |  Publicidad  |  Contacto  
Portada
Editorial
En Corto
La Entrevista
Tips Empresariales
De Interés
Artículo de Portada
Negocios y Competitividad
Opinión
Perfil Empresarial
Líderes del Mañana
Estrategias y Mercados
Nuevas Tecnologías
Turismo




Lic. Jaime Gallo Camacho
Representante en Aguascalientes del FONAES
jaime_gallo@prodigy.net.mx

BUSCAR

 

¿Qué sucede en Aguascalientes?

Hacia una definición de la economía social y solidaria

Cuando se habla de Economía Social su percepción varía de acuerdo al entorno socio-económico, cultural, político y geográfico en el cual conviven los individuos de una sociedad. La Economía Social nace como una reacción a la exclusión social o económica de factores básicos para la vida que han vivido millones de trabajadores y pequeños propietarios que no podían acceder a las condiciones básicas de subsistencia, tales como vivienda, alimentación, trabajos, etc.

Este modelo de economía puede también ser “solidario” si implica la comprensión de los actores económicos como sujetos de su empeño (como consumidores, productores, ahorradores, trabajadores, comerciantes, etc.) de manera solidaria, es decir, en interacción de equidad y de manera horizontal y equilibrada. La Economía Social y Solidaria se basa en compartir, en lugar de competir.

Para establecer una definición de Economía Social, sugiero la propuesta formulada por el Consejo Económico y Social Europeo que dice: “Es aquella que tenga por objeto trabajar para sus miembros y usuarios y para la sociedad a fin de satisfacer necesidades precisas de interés público… Las necesidades de los ciudadanos y los compromisos que asumen son tan importantes en la definición como las condiciones organizativas de control democrático y la gestión independiente” (1).

Por lo tanto la Economía Social y Solidaria sienta las bases de la filosofía del cooperativismo y acoge en la realidad a las siguientes entidades: Sociedades Cooperativas, Sociedades Laborales (Sindicatos); Sociedades Mutualistas de Seguro y Previsión Social; Cajas de Ahorros; Sociedades Agrarias de Transformación; Sociedades de Garantías Reciprocas; Fundaciones y Organizaciones No Gubernamentales (OGS) o también llamadas en México Organizaciones de la Sociedad Civil (ASC).

Características que identifican a la Economía Social (2)

• No tiene relación formal con la economía pública.
• Obtiene beneficios de su actividad productiva.
• Requiere capital para desarrollar su actividad productiva.
• La toma de decisiones está vinculada a los asociados y no al capital.
• No existe relación directa entre el capital aportado y el beneficio atribuido.
• La defensa y aplicación del principio de solidaridad y responsabilidad.
• La combinación de los intereses de los miembros, usuarios y el interés general.
Fuente: Economía Social Experiencias y Estrategias, Asamblea de Trabajadores del Banco Popular de Costa Rica, 2000.

Economía social el caso de México

Conviene mencionar algunos indicadores que describan la situación actual de México, ya que es una nación con inmensas riquezas naturales y enormes carencias sociales. Según el PNUDH (3), somos el país número 14 en territorio, el número 11 en población, el número 12 en recursos, “el ocho en economía” y “el seis en energéticos”. Pero también somos la nación 53 en desarrollo humano, la 54 en calidad de vida, la 83 en mortalidad infantil, la 72 en escolaridad, la 58 en ingreso personal y la 121 en equidad de la distribución de esos ingresos.

En México, la Economía Social puede denominarse “El sector social”, y se refiere a los que trabajan bajo alguna modalidad de forma asociativa, comunitaria, colectiva o cooperativa; incluyendo aquí a quienes trabajan por cuenta propia, de manera individual, familiar, ya sea formal e informal. Aunque no se cuenta con un estudio reciente que detalle la realidad de dicho sector en nuestro país, se percibe desarticulación y poca cooperación entre las organizaciones e individuos que lo conforman, por lo cual no existe una Economía Social, situación que podría entenderse al analizar el efecto de la reforma agraria con el reparto de tierras y la intervención del Estado en los procesos cooperativistas durante la primera mitad del siglo veinte, que marcaron la ruta del corporativismo de Estado y que facilitaron los mecanismos de control político electoral del viejo sistema político mexicano. Por tanto, la Economía Social en México apenas comienza a despertar, y tardará más en formalizarse en la medida que el gobierno aplique políticas asistenciales que retrasen la necesidad de asociarse en los individuos.

La economía social en Aguascalientes

Quiero referirme ahora al caso de Aguascalientes, donde el Sector Social se compone de 183 ejidos, tres comunidades (4), cooperativas y un sinnúmero de organizaciones de la sociedad civil, de las que no se tiene un registro completo, ya que muchas no están constituidas legalmente y actúan como grupos organizados de la sociedad para atender problemas específicos de su comunidad o del sector al que representan (chicos banda, prevención de adicciones, superación personal, etc.)

No existe un diagnóstico detallado de la Economía Social en Aguascalientes, pero se puede decir, que la mayoría de las entidades que la conforman están desarticuladas y siguen la dinámica que les marcan sus órganos directivos que en muchos casos son directrices que vienen desde el centro del país como algunas centrales obreras y campesinas, o las instituciones de financiamiento popular que pertenecen a redes solidarias de carácter regional, o el de las Organizaciones de la Sociedad Civil como la Fundación Ahora, A.C. que está integrada a la Red Latinoamericana EcoSol con fuerte influencia en varios estados del centro y sureste del país y en varios países de América Latina.

Uno de los retos principales para la Economía Social en Aguascalientes es generar las dinámicas de articulación y cooperación que conformen a los diferentes actores del sector social, además de atender algunos rezagos sociales que son inaplazables como frenar el flujo migratorio de los habitantes principalmente de las zonas rurales a la ciudad capital y a los Estados Unidos, porque no cuentan con las condiciones económicas que aseguren el ingreso suficiente para vivir dignamente; generar sistemas de ahorro y financiamiento suficientes para el sector popular; crear empleos suficientes para los casi cinco mil estudiantes que egresan anualmente de las universidades y que después de varios meses de buscar trabajo corren la misma suerte de los habitantes de zonas rurales, esto puede estar ligado a que muchas de las instituciones de educación superior forman a sus estudiantes con esquemas curriculares que no atienden a las necesidades reales de la planta productiva.

Por último, para estas personas la Economía Social podría convertirse en la esperanza de acceder a las oportunidades que el modelo económico imperante en la actualidad les está negando.

(1) Dictamen sobre “Economía Social y Mercado Único” (22.02.2000). Consejo Económico y Social Europeo.
(2) Jeantet y Verdier (1982), señalaron seis principios y un cuasi principio que delimitan a la Economía Social.
(3) Informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano 2003.
(4) Datos proporcionados por la Delegación Federal del Registro Agrario Nacional (RAN).

Imprimir este artículo