Publicado el: 31 octubre, 2017

Por Mario Montañez

La constante necesidad de distintas empresas, industrias o países por anticiparse a las nuevas tendencias para no perder competitividad e incentivar nuevas formas de desarrollo de tecnología e innovación, ha traído consigo la invención de distintos indicadores.

Bajo la premisa de que “todo aquello que no se puede medir, no se puede mejorar” se han creado índices de: riesgo crediticio, desempeño económico y financiero, facilidad para hacer negocios, competitividad, calidad o incluso para saber la capacidad productiva de un país, entre muchos otros más; que refieren su utilidad al contexto en el que se desempeñen.

Sin embargo, me gustaría abordar en esta ocasión un tema que se desprende de distintos indicadores económicos para Aguascalientes. Es decir, con base a distintos datos del INEGI, INADEM, Observatorio Estratégico Tecnológico (OET), Secretaría de Economía del Estado, etc. indican que los Sectores Estratégicos de Aguascalientes son: Agroindustria, Automotriz, Electrónica y Sector de la Construcción. Mientras que como Sectores Estratégicos Futuros: Servicios Médicos, Textil y Logística.

Lo anterior, basado principalmente en el tamaño de las industrias por sector, la infraestructura, así como la oferta educativa y mano de obra calificada existente. Empero, ¿Realmente estas industrias son por vocación o por tendencia?¿Cómo competirían o complementarían ante las industrias del futuro a nivel mundial?.

Según el libro de “Industrias del Futuro” escrito por Alec Ross, Secretario de Innovación de Hillary Clinton, en la administración de Obama.  Las industrias que están empezando a tomar un papel relevante en el mundo son todas aquellas relacionadas al “Big Data” y “Data Analytics”, “Blockchain”, Internet de las cosas (IoT), Criptomonedas, industria energética, Productos Orgánicos, Robots industriales y domésticos, Genómica e Ingeniería Genética, Cyber-Seguridad y la industria Aeroespacial. Ejemplos de ello, se encuentran: Uber, Amazon, Tesla Motors, Bitcoin, Smart cities; sin contar, aquellas Start Ups que están comenzando.

En consecuencia, sería muy benéfico que el Instituto para el Desarrollo de la Sociedad del Conocimiento de Aguascalientes, en conjunto con CONACYT, Universidades y Centros de Investigación promovieran este tipo de tendencias para poder responder oportunamente a ellas con conocimiento, oferta educativa y personas altamente calificadas. Ya que incluso éstos términos anteriormente expuestos son desconocidos en el panorama económico de Aguascalientes, los cuales, claramente se pueden integrar a los sectores estratégicos mencionados. Además de mencionar que es imperante enseñar lenguajes de programación, análisis y modelación gráfica de gran cantidad de datos en los planes de estudios desde el básico hasta el superior.

No esperemos que lleguen más capitales extranjeros a suplir una necesidad que pudiese ser resuelta por emprendedores, científicos, académicos o empresarios locales. Por otra parte, apreciable lector si los conceptos antepuestos en estas líneas han resultado totalmente desconocidos, lo invito a que se empape de estas interesantes tendencias, dentro de las cuales pudiera ser su próximo emprendimiento.