Publicado el: 16 octubre, 2017

Por Cassandra Trejo 

Actualmente las empresas cuentan con 2 consumidores diferentes, el tradicional o mejor conocido como offline y el mercado online, quien compra productos a través de internet. Dependiendo del giro de cada comercio, algunos tienen mayor porcentaje de clientes tradicionales (offline), mientras que otros empiezan a abrir fronteras al sumarse a las plataformas online.

Existen diversos mitos alrededor de las compras en Internet, sin embargo este mercado ha crecido considerablemente en los últimos años, según un estudio realizado por INFOTEC, México cuenta con un 63% de la población con acceso a algún servicio de internet. En los últimos 6 años, ha crecido el número de internautas en un 65%, y junto con ello, 7 de cada 10 mexicanos ha comprado por Internet entre mayo y julio de 2016. Asimismo, el comercio electrónico en México tuvo un valor de 257 mil millones de pesos, además, este mercado se encuentra dividido en partes iguales por hombres y mujeres entre los 22 y 34 años en su mayoría.

Esta nueva modalidad de comerciar ha obligado a muchas empresas no solo a abrir opciones de compra en páginas web, sino también a través de aplicaciones móviles y redes sociales, las cuales concentran el 64% de los ingresos del comercio electrónico.

Los datos nos muestran  una tendencia internacional que va en constante crecimiento y que cada vez más gente pierde el miedo a las compras por Internet para obtener cosas a un mejor precio y algunas de ellas para adquirir productos innovadores que no encontraría en su lugar de residencia; también nos encontramos con la venta de intangibles que ayudan a las empresas y a las personas a ser más eficientes, tal es el caso de la educación online, pero también de herramientas que ayudan a controlar procesos internos, o aquellas aplicaciones que resuelven necesidades del consumidor como Uber, Airbnb, Spotify,  por mencionar algunas.

Otra ventaja significativa de este tipo de plataformas digitales es que las empresas pueden segmentar su mercado y decidir a quién desean venderles, a diferencia de las campañas publicitarias tradicionales que carece de la capacidad para delimitar a su audiencia.

Las empresas mexicanas deben también romper paradigmas y sumarse a este mercado que podría representar un crecimiento significativo en ventas, algunas de ellas piensan que puede ser muy costoso o complicado, sin embargo, la tecnología ha desarrollado diversas plataformas para colocar nuestros productos y servicios en línea, tal es el caso de Facebook Marketplace que fue lanzado a finales del 2016 para crear un espacio adecuado para compradores y vendedores de diversos productos y servicios.