Publicado el: 21 diciembre, 2016

Se ha iniciado la investigación para detectar y caracterizar una micotoxina potencialmente carcinogénica y dañina para la salud animal y pública denomindada “Aflatoxina B1”. Ésta se encuentra en granos y cereales. El profesor investigador del Centro de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Raúl Ortiz Martínez, encabeza dicha investigación.

A la fecha existen estudios donde se determina el grado de afección que tiene el contacto de diferentes especies animales con la micotoxina; sin embargo, son pocos los que se han enfocado en el daño que causa a los seres humanos consumir cereal con este agente dañino; por lo que esta investigación buscará conocer los daños al ser humano.

En tus alimentos favoritos

El investigador comentó que el protocolo de investigación comenzó con una encuesta sobre hábitos alimenticios enfocados en el consumo de granos, realizada a un conjunto de voluntarios; desde adolescentes, hasta personas adultas. Después se recolectaron muestras de orina para conocer si el individuo ha consumido la sustancia “Afatoxinia B1”.

Al conocer los resultados del muestreo se detectó que el 60% de las muestras tomadas presentan niveles de dicha sustancia. Esto evidencia que el consumir la sustancia puede ser potencialmente dañino, aunque ésta salga del cuerpo mediante la orina.

Según Ortíz Martínez fue hace 30 años en la Ciudad de México y con el consumo de tortillas que se presentaron las primeras evidencias de que el ser humano ha consumido la micotoxina, por lo que se adjudicó la presencia de estas toxinas y hongos en sustratos alimenticios y granos.

Además agrega que existen estudios en los que se ha detectado “Afatoxinia B1” en la cerveza, esto debido a que la toxina tiene la capacidad de desarrollarse en distintos niveles de temperatura y humedad, por lo que sus procesos de producción no son capaces de deteriorarla.