Publicado el: 11 enero, 2017

Ante las adversidades económicas que el país puede presenciar en los próximos años, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ha presentado el “Diagnóstico sobre Estrategias de Competencias, Destrezas y Habilidades en México”, un documento en el que se exponen alternativas para atender las necesidades del mercado laboral de la mano del diálogo entre los sectores productivo, educativo y gubernamental.

La preparación con la que cuentan los trabajadores mexicanos es una de las principales preocupaciones de este diagnóstico. En su mayoría, los empleados no cuentan con un puesto acorde a su capacidad, así lo señala José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Según los datos, el 31% de estos no cuenta con las habilidades necesarias para desempeñar el puesto que tiene actualmente. Al otro extremo, el 26% de los trabajadores del país están sobreeducados para la actividad que realizan, es decir, cuentan con más habilidades de las que su trabajo les exige. Ambos conforman casi el 60% de la fuerza laboral del país.

El sector educativo está claramente involucrado en el bajo desempeño laboral al que México se enfrenta. Según la organización el 40% de los egresados de las universidades no cuenta con un trabajo vinculado con el área que estudió, por lo que no desarrolla correctamente sus habilidades.

Sin embargo, en México sólo el 16% de los estudiantes tiene acceso a este nivel educativo, lo cual genera una fuerte desigualdad social y económica para el país. Con esta variación, los que finalizan sus estudios superiores duplican ingresos sobre los que no.

Por ende, las competencias de los estudiantes en educación básica deben mejorar, principalmente en el trayecto de la secundaria a la preparatoria, que es el período con mayor caída en escolarización (-54%). Esto significa la cifra más baja obtenida por un país miembro de la OCDE.