Publicado el: 7 noviembre, 2017

Siguiendo el informe de CONEVAL 2017 tenemos que los principales resultados que los programas sociales federales procuran son los siguientes: mejora educativa; productividad; superación de carencias sociales; ciencia y tecnología; mejora en salud; mejora laboral; bienestar social; desarrollo cultural; medio ambiente; desarrollo rural y bienestar económico. Estos han sido identificados como problemas públicos y los programas sociales deberían ir encaminados resolverlos.

Pero el propio CONEVAL reporta sobre el enfoque de resultados 2017, como un año en el que más de la mitad de los programas y las acciones del ámbito de desarrollo social no tienen bien identificado el resultado que esperan, y expresan mayoritariamente sus objetivos en términos de gestión o entrega de bienes y servicios.

En la tabla siguiente se muestran los principales y dispersos  resultados que buscan los programas sociales y cómo la “gestión y entrega de viernes y servicios” se convierte en el principal resultado buscado.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social concluye que todavía se tiene un gran reto para que los programas sociales busquen resultados concretos en México; mientras se sigan orientando como hasta ahora, “no se podrán atender las problemáticas que presenta la sociedad: sin un objetivo claro, solo se hará entrega de bienes y servicios sin saber si en realidad se está contribuyendo al desarrollo social del país”.

¿Cómo medirlos?

  • Una vez analizado el objetivo principal de los programas, se evalúa la medición de los resultados; para ello, es necesario que los indicadores asociados al objetivo midan efectivamente los cambios en la población y no solo en temas de gestión o entrega de bienes o servicios.
  • Además de medir los resultados, los indicadores deben ser claros, es decir, que no quede duda de lo que miden, y deben ser monitoreables, esto es, que cualquier persona pueda confirmar la información en algún documento.

El informe ofrece como ejemplo el programa Prestaciones Sociales del ISSSTE,cuyo objetivo principal es el siguiente: “Disminuir  la vulnerabilidad económica de los trabajadores al servicio del Estado, pensionados y sus familiares”, objetivo que cumpliría con el enfoque de resultados; sin embargo, su indicador “Cobertura de servicios económicos, sociales y culturales por cada 1000 derechohabientes” mide un tema de cobertura y no si disminuyó efectivamente la vulnerabilidad de la población objetivo.

En el caso anterior es difícil verificar el avance del programa en el cumplimiento de su objetivo; el tema de la cobertura es importante para la gestión del programa, pero en la toma de decisiones pareciera ser más relevante medir si los trabajadores del Estado, pensionados y sus familiares han reducido o no, su vulnerabilidad económica, pues así se podrá saber qué tanto lo ha logrado el programa.

El CONEVAL  consigna que con el propósito de que los programas puedan cumplir con sus objetivos, es conveniente que sus entregables sean los suficientes y necesarios; por ejemplo, si un programa tiene como objetivo la disminución de la desnutrición de los niños menores de cinco años y solo distribuye folletos informativos, estos son necesarios, sí,  pero no suficientes; es decir, se requiere que el programa entregue otras cosas para  que alcance su  objetivo.

Como resultado de la aplicación de los reactivos asociados a este rubro, se tiene que solo el 57% de los programas guardan relación entre sus entregables y su objetivo principal; 19.5% de ellos, aunque identifican los entregables que ofrecen, no es clara su relación con el objetivo, y finalmente, 23.5% no cuentan con entregables suficientes y necesarios para el logro de su objetivo.

Observaciones del Coneval

  • Los programas que tienen indicadores que miden resultados han venido aumentando y gran parte de los que lo hacen, mejoran cuando  eliminan indicadores que miden temas de gestión, e incorporan indicadores que miden el cambio en su población objetivo.
  • Es muy importante que los programas cuenten con una asociación lógica entre los intereses y necesidades de su población objetivo, sus resultados y los entregables que dan.

Así, la valoración del enfoque de resultados permite evaluar si los programas realmente tienen como objetivo la atención de una problemática, es decir, el cambio en una población objetivo. Además, se valora si miden los resultados alcanzados porel programa y si cuentan con los entregables necesarios y suficientes para cumplir  su objetivo.

¿Qué prioridades hay en Aguascalientes?

  • Obesidad y Sobrepeso
  • Muertes accidentales y violentas
  • Autoprivación de la vida
  • Embarazo adolescente
  • Violencia intrafamiliar y contra las mujeres
  • Percepción e intensidad delictiva
  • Alcanzar logros educativos
  • Infraestructura y equipamiento en el Oriente de la ciudad y del estado
  • Ajustar el monto salarial, en concordancia con la productividad
  • Atender Desigualdad e Integración social.

El CONEVAL presenta el caso del programa sobre Prevención y Control de Sobrepeso, obesidad y diabetes, que en años, no ha especificado los bienes o servicios que entrega a su población objetivo y, por lo tanto, no se sabe cómo éstos ayudarán al control de enfermedades crónico-degenerativas.