Publicado el: 17 Mayo, 2017

Después de décadas de discurso corporativo sobre la guerra por el talento, parece que la batalla ha terminado y el talento ha ganado. El mercado laboral es muy transparente y atrae a los mejores trabajadores a ambientes altamente competitivos.

De acuerdo con un estudio realizado por Deloitte (deloittereview.com), en la actualidad, las empresas están invirtiendo en análisis y herramientas para averiguar por qué la gente se va y qué situaciones les generan propósito y compromiso.

Estas preocupaciones están basadas en datos desconcertantes:

  • La investigación de Gallup, en 2016, muestra que solo el 13 por ciento de todos los empleados están altamente comprometidos; mientras el 26 por ciento está activamente desvinculado.
  • Glassdoor, una compañía que permite a las personas calificar a sus empleadores, informa que solo el 54 por ciento de los trabajadores recomiendan a su empresa ser un buen lugar para trabajar.
  • En la industria de la alta tecnología, dos tercios de todos los colaboradores creen encontrar un trabajo mejor en menos de 60 días, si solo se tomaran el tiempo para buscar.
  • El 80 por ciento de las organizaciones creen que sus empleados están abrumados con mucha información y actividades laborales. Y aunque el 21 por ciento califica esta situación de urgente, menos del 8 por ciento tiene programas para tratarla.
  • Más del 70 por ciento de los millennials esperan que sus empleadores se enfoquen en problemas de misión, el 70 por ciento quiere ser creativo y más de dos tercios considera que es tarea de la dirección proporcionarles oportunidades de desarrollo acelerado.

En resumen, el equilibrio de poder está forzando a los líderes empresariales a aprender cómo construir una organización que involucre a los trabajadores en el ambiente laboral de forma sensible, apasionada y creativa.

Es tiempo de un cambio

Una de las prácticas más antiguas y que ya ha perdido vigencia es la encuesta de clima laboral, ya que las empresas no están proporcionando soluciones modernas de acuerdo a las necesidades de su personal.

El entorno de trabajo se ha vuelto altamente complejo. Antes se trabajaba en equipo en una oficina, ahora se hace con correo electrónico, mensajes instantáneos, llamadas de conferencia y dispositivos móviles que eliminaron las barreras entre la vida profesional y la personal.

Estos cambios han alterado la ecuación de compromiso. Entonces, ¿qué importa hoy? ¿Cómo podemos crear un ambiente laboral atractivo, obtener un alto nivel de rendimiento de los empleados y monitorear continuamente los problemas que necesitan ser arreglados?

Básicamente, hay cinco ingredientes principales y veinte estrategias subyacentes para ser una organización irresistible:

Que el trabajo sea significativo Gerencia participativa Ambiente de trabajo positivo Oportunidad de crecer Confianza y liderazgo
Autonomía Metas claras y transparentes Ambiente de trabajo flexible Entrenamiento y apoyo en el trabajo Misión y propósito
Buen proceso de selección Coaching y mentorías Enfoque humano en el ambiente laboral Facilitar la movilidad del talento Inversión continua en las personas
Equipos de trabajo pequeños Invertir en desarrollo de habilidades gerenciales Cultura de reconocimiento Aprendizaje auto-dirigido y dinámico Transparencia y honestidad
Tiempo libre Desempeño gerencial Ambiente diverso e inclusivo Cultura de aprendizaje de alto impacto Inspiración

Enfoque en la simplicidad

 

El tema de la compensación es importante, ya que si no es lo suficientemente alta, la gente se va; sin embargo, el aumento de la compensación no incrementa directamente el compromiso.