Publicado el: 25 octubre, 2017

Por: Karina Elizondo Tovar

Siempre se ha dicho que las ventas son lo más importante de una organización, pero ¿Qué pasaría si las empresas se enfocaran más en el posicionamiento de su marca a través de sus colaboradores?

Hemos leído infinidad de artículos sobre el poder de las marcas, el mejor ejemplo es el de Starbucks. ¿Por qué estamos dispuestos a pagar $60 por un café, mientras que en cualquier cafetería podemos comprar uno por menos de $20?, sencillo, “Posicionamiento de marca”. Hemos perdido de vista que el activo más importante que tenemos son nuestros empleados, y ellos nos pueden ayudar a incrementar la fuerza de nuestra marca sin importar el giro de la misma.

Una marca bien posicionada, nos puede ayudar a incrementar exponencialmente nuestras ventas, ganar aliados, prosperar durante una recesión económica y sobre todo, atraer al mejor talento. Una marca fuerte no se construye a partir de un solo departamento, sino que cada colaborador en cada departamento tiene un rol importante que jugar.

 Conexión Empleado – Marca

Es importante que desde que el empleado inicia su camino en la compañía, conozca y entienda cuáles son sus funciones y su rol dentro de la organización. Los líderes de la organización tienen la tarea de inspirar a su equipo, para que se conviertan en verdaderos embajadores de marca.

De acuerdo con Edelman Trust Barometer (2015), en donde se menciona que “Los empleados tienen una posición más alta en la confianza pública que el mismo departamento de RP, el Director General o el CEO de una empresa”; se estima que el 41% de la población laboral activa cree que los empleados son la fuente de información más confiable.

Construyendo una marca corporativa fuerte

Para construir una marca corporativa fuerte, es necesario tener embajadores de marca. Todos aquellos colaboradores que se encuentren comprometidos, enamorados y conectados con la marca, serán los principales embajadores.

Las empresas deben integrar un plan de comunicación interna, prestar atención en el reconocimiento que se les da a cada uno de sus colaboradores, escuchar e interesarse por sus ideas, así como también brindar oportunidades de crecimiento y que mejor, un plan de vida y carrera dentro de la organización.

Todos somos responsables

No olvidemos que desde el momento en que el empleado es candidato en un proceso de reclutamiento, vive una experiencia que será el centro de su futuro en la organización. A pesar de que todos jugamos un rol importante desde nuestro puesto, los líderes y supervisores juegan un papel importante para poder generar un resultado de compromiso, valores, cultura y experiencias vividas desde el primer día del nuevo empleado, que serán reflejadas en torno a la marca.

El engagement de los empleados

Este punto es crucial para un correcto posicionamiento de marca. No podemos pedirle a un empleado poco motivado, que sea embajador de nuestra marca. Tenemos que conocer más a fondo a cada uno de ellos, brindarles un buen trato y un plan de carrera; cuando un empleado está comprometido con su trabajo, será más fácil que se convierta en un embajador de marca sin necesidad de pedírselo.

La importancia de las Redes Sociales

El Employee Branding tiene como propósito lograr que los empleados vivan y comuniquen los valores de la marca, que la empresa quiere proyectar a sus clientes, proveedores, inversores, etc. Es precisamente en las redes sociales, en donde la opinión del empleado va a reforzar, o en un escenario negativo, perjudicar el branding de la empresa.

Existen diversas formas de lograr un Employee Branding efectivo en redes sociales, lo podemos encontrar en la difusión de contenidos corporativos, participación de los colaboradores en eventos, la recomendación activa de la marca, etc. Es importante destacar, que los mandos medios, gerentes, directivos y staff de recursos humanos, podrán generar contenidos aún más especializados que podrán ayudar a la orientación de un buen posicionamiento en las redes.

Si bien, nos enfocamos como organizaciones a convertir a nuestros empleados en embajadores de marca, lograremos un incremento en la reputación de la marca, influyendo de manera positiva en la decisión de compra del usuario final. No olvidemos que la mayoría de los clientes potenciales, están dispuestos a pagar más por un producto que provenga de una marca reconocida y bien posicionada dentro y fuera de la organización. Principio del formulario