Publicado el: 12 octubre, 2017

Por Germán Rebolledo 

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ha anunciado la salida de Estados Unidos.  Este tipo de tensiones entre la misión norteamericana y la organización comenzaron cuando se admitió a Palestina en 2011, esta decisión llevaría a que Washington suspendiera la contribución económica con la organización.

Estados Unidos ha declarado que existe un sesgo contra Israel y esto ha propiciado al retiro del país norteamericano de este organismo de las Naciones Unidas.  Irina Bokova, directora general de la UNESCO, lamentó profundamente la decisión y reitera que es “una pérdida para el multilateralismo”.

Israel es el mayor aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente y por su parte, Palestina ha intentado que se le reconozca como un Estado Nación en la comunidad internacional. Las políticas que Israel ha llevado a cabo apoyado por el gobierno norteamericano en contra del pueblo palestino han sido reacias y esto se ve reflejado en su posición frente a la UNESCO.

El departamento de Estado en Washington ha declarado que no fue una decisión “tomada a la ligera”, invitó a una reforma en la organización y que se detenga el “continuo sesgo contra Israel”. La declaratoria de separación se vería materializada a finales de este año, después de cumplir con la protocolización correspondiente.

No es la primera vez que Estados Unidos anuncia su intención de retirarse de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). En 1984, durante el mandato de Reagan se hizo una declaratoria como la de hoy, al verse comprometida “la libertad de prensa”.